martes, 19 de abril de 2016

COLOQUIO LA EXPLOTACIÓN RECURSOS MARINOS EN LA ANTIGÜEDAD

Organización conjunta de las asociaciones APDCA y AGER del XIIº Coloquio de la Asociación AGER y de los XXXVIIº Encuentros Internacionales de Arqueología e Historia de Antibes

La explotación de los recursos marinos en la Antigüedad. Actividades productivas y organización de los territorios

(Antibes 11, 12, 13 y Mougins 14 octobre 2016)

Frédéric GAYET
Ricardo GONZÁLEZ VILLAESCUSA

Introducción

En 2012, la Asamblea General de la Asociación AGER propuso realizar el congreso de 2016 sobre la temática « La explotación de los recursos marinos durante la Antigüedad », decisión ratificada en la Asamblea general de 2014 de Clertmond-Ferrand. Los tres últimos congresos muestran las temáticas retenidas habitualmente por la asociación AGER:
  • Paysages ruraux et territoires dans les cités de l’occident romain. Gallia et Hispania (2010)
  • Consommer dans les campagnes de la Gaule romaine (2012)
  • Produire, transformer et stocker dans les campagnes des Gaules romaines (2014)
Los Rencontres Internationales d’Archéologie et d’Histoire d’Antibes tienen como temática principal las cuestiones diacrónicas y una fuerte vocación mediterránea, en relación con la Prehistoria, la Antigüedad y le Edad Media, perspectivas que son también las perspectivas del CEPAM, laboratorio de acogida de esta manifestación. Algunos de los temas retenidos en los últimos años son los siguientes:
  • Exploitation des animaux sauvages à travers le temps (1992)
  • La dynamique des paysages protohistoriques, antiques, médiévaux et modernes (1996)
  • Implantations humaines en milieu littoral méditerranéen (2013)
A estos temas hay que añadir que los Encuentros de 1984 y 1985 trataron directamente el tema que se plantea para 2016:
  • L’exploitation de la mer. De l’antiquité à nos jours. La mer, lieu de production (t. I) (1984)
  • L’exploitation de la mer. De l’antiquité à nos jours. La mer, moyen d’échange et de communication (t. II) (1985)
La realización de un coloquio entre las dos asociaciones sobre una temática común tendría, así un sentido de efemérides y de actualización de la investigación tres décadas después de los Encuentros de 1984 y 1985, con una voluntad manifiesta de tratar las interacciones entre el mar y el litoral próximo, en las dimensiones económicas y sociales del mundo rural, entre la Antigüedad y le Edad Media.

El coloquio representa la 37ª edición de los Encuentros Internacionales de Arqueología e Historia de Antibes, manifestación científica anual por iniciativa de la UMR 7264 Cultures et environnements. Préhistoire, Antiquité, Moyen Âge, organizada en tres días por el CEPAM y la Association pour la diffusion et la connaissance de l’archéologie (APDCA), con el apoyo de la Ville d’Antibes, que pone a disposición el Palacio de Congresos, el CNRS, la Universidad de Niza – Sophia Antipolis y el Conseil Général de los Alpes-Maritimos. Constituye, asimismo, la 12ª edición del coloquio de la Asociación AGER por lo que una de las jornadas, el 14, será dedicada a la actualidad de la investigación sobre el mundo rural galo-romano.

Premisas

Todos los litorales son concernidos, desde el Mediterráneo a las costas septentrionales (Atlántico, Canal de la Mancha, Mar del Norte). El objetivo es comprender la explotación del medio litoral1 (la producción y la transformación de los productos) y el papel de la producción, circulación y los intercambios marítimos en los sistemas de poblamiento y de organización territorial. Dos espacios de naturaleza y cualidades diferentes con discontinuidades bioecológicas que aportan a los ocupantes un medio híbrido, y del que la construcción de los paisajes da buena cuenta, sacando provecho de esta posición mixta. Se prestará una particular atención a la ordenación de los espacios costeros: hábitat, diques, prados salados, cultivos, salinas, y a las interacciones entre las actividades de explotación de los recursos marinos y la explotación agraria, poniendo en evidencia los estrechos lazos entre la agricultura y la pesca, así como la actividad pecuaria.

Se prestará una particular atención a la distinción entre terrazgos anfibios (que benefician de los dos elementos, tierra y mar: marjales, lagos, y lagunas litorales, ríos y lechos fluviales, prados inundados por el mar…) y terrazgos mixtos (donde las comunidades se apropian de los medios acuáticos y terrestres) que integran los sistemas de explotación haliéuticos, agrícolas y pastorales. Se trata de profundizar en las formas de apropiación y de control territorial elaboradas por las comunidades litorales.

El marco cronológico preferencial es la Antigüedad en sentido amplio (siglo II a. C. – Alta Edad Media) poniendo en perspectiva lo que se inicia en el periodo precedente y aquello que se perenniza en el periodo siguiente. Las propuestas que excedan este lapso temporal solo podrán ser aceptadas si aportan una perspectiva particular a los temas propuestos por el coloquio, teniendo presente la tradición diacrónica del coloquio APDCA de Antibes.

Por ello, nos parece interesante enfocar la cuestión en términos de maritimidad, entendida como la variedad de formas de apropiarse y controlar el mar, y desde la perspectiva de las actividades productivas, lo que excluye el comercio y los intercambios, como simple testimonio de la producción.

Para conseguirlo pretendemos abordar el territorio marítimo como un sistema espacial planteándonos cómo la territorialidad se construye en su relación primaria con el mar; cómo el sistema de lugares es practicado y vivido, y cómo los referentes están representados a escalas múltiples adaptándose a un sistema complejo de relaciones espaciales en correspondencia con la explotación de los recursos. Se trata de profundizar en los criterios que las sociedades de la Antigüedad creyeron que respondían a sus necesidades económicas y territoriales en la configuración de su territorio marítimo.

Temas

Con estas premisas, las comunicaciones deberán interesarse a temáticas diversas de las que la lista
siguiente no es exhaustiva:

Sesión 1: Instalaciones y producciones

  • Instalaciones de tratamiento de los productos del mar.
  • Recursos marinos (distribución, producción y transformación): especies animales o vegetales, biotopos, migraciones...
  • Aparejos y técnicas: pesca, coral…
  • Acuicultura y viveros de pescado.
  • Transformación, almacenamiento y conservación de los productos del mar: salazones y púrpura.
  • Producción y transformación de sal.

Sesión 2: Dinámicas de poblamiento litoral

  • Variables medioambientales de implantación y explotación.
  • Distribución, caracterización y jerarquización de los sitios visibles y localizables en la costa (viveros, cubetas, estructuras piscícolas, instalaciones efímeras de pescadores o puertos y mercados de distribución...).
  • Relaciones entre los lugares de producción y la economía rural.
  • Métodos y técnicas de estudio: arqueología experimental, estudios sedimentológicos para la identificación de salinas.

  Sesión 3: Paisajes litorales

  • Modos de representación de la naturaleza (mar, litoral); iconografía haliéutica y de especies marinas.
  • Los paisajes marítimos o “seascapes”: asentamientos y aldeas portuarias en relación directa con la explotación.
  • Las interacciones entre las actividades de explotación de los recursos marinos y la explotación agraria, poniendo en evidencia los estrechos lazos entre la agricultura, la pesca y la actividad pecuaria.

Comité Científico

Bernal-Casasola, Darío (Universidad de Cádiz)
Botte, Emmanuel (CNRS- Centre Camille Jullian)
Delaval, Eric (Musée Archéologique d’Antibes)
Deru, Xavier (Université de Lille III - UMR 8164 HALMA)
Gayet, Frédéric (Université de Nice Sophia Antipolis – UMR 7264 CEPAM)
García Vargas, Enrique (Universidad de Sevilla)
González Villaescusa, Ricardo (UNS-UMR 7264 CEPAM)
Lafon, Xavier (Université d’Aix-Marseille)
Leveau, Philippe (Université d’Aix-Marseille)
Rechin, François (Université de Pau et du pays de l’Adour)
Schörle, Katia (UNS-UMR 7264 CEPAM)
Trément, Frédéric (Université Blaise Pascal, Clermont-Ferrand)

Comité organizador

Gayet, Frédéric
González Villaescusa, Ricardo
Schörle, Katia
Rechin, François

domingo, 10 de abril de 2016

ENTREVISTA SOBRE EL PATRIMONIO Y LOS CONFLICTOS ARMADOS

Palmira © Bernard Gagnon — Travail personnel
Hace un año, Alicia González Rodríguez hizo una entrevista a uno de nosotros por medio de correo electrónico en relación con el patrimonio y su destrucción por el Estado Islámico. En principio iba a salir en el semanario Ahora pero nunca fue así. Ahora que el ejército regular sirio ha "recuperado" Palmira, que la Corte Penal Internacional juzga a un primer acusado por la destrucción de patrimonio, más concretamente el de Mali, Ahmad al-Faqi al-Mahdi, o que la UNESCO crea una fuerza para la conservación del patrimonio cultural en situaciones de crisis (una especia de cascos azules de la cultura) nos parece un buen momento para retomar aquel texto y darlo a conocer.


AGR - ¿Es eficaz la destrucción de imágenes, bienes culturales, en términos de propaganda? ¿La destrucción de la historia es el principio del olvido identitario?
RGV - La destrucción de imágenes o de objetos por parte de algunas religiones es algo que tiene una larga tradición y remonta a la aparición de las principales religiones monoteístas. Las representaciones divinas han sido prohibidas en muchas religiones. Evidentemente, su destrucción tiene un efecto de comunicación o de propaganda, si se prefiere, importante, entre aquellos que las veneran o admiran y aquellos que se niegan a hacerlo. La huella, los elementos materiales de una idea, tiene un carácter de significación como efecto presente y como signo de su causa ausente, como decía Paul Ricœur, La memoria, la Histoira, el olvido (Trotta Editorial). Observar a alguien que no concede valor a un bien cultural y que lo destruye nos revuelve la conciencia por inútil, innecesario, llegando a olvidar que vemos actos profundamente más horribles como los asesinatos de seres humanos que deben pasar a primera línea de nuestras preocupaciones. La destrucción de los objetos arqueológicos o de los yacimientos tiene un efecto directo sobre la memoria contribuyendo al olvido selectivo. Las fuentes orales o escritas de la Historia pueden desaparecer fácilmente, no ocurre así con las fuentes materiales que son infinitamente más demostrativas, más pedagógicas, porque tienen un arraigo en el suelo y son inteligibles para cualquiera por su realidad física. En el caso que nos ocupa podría decirse que borrando las huellas materiales se agrede a los valores de occidente (el laicismo de la UNESCO por la protección del patrimonio independientemente de su origen religioso o nacional) y se eliminan los restos de civilizaciones y culturas anteriores al Islam. Destruyendo el patrimonio se atenta contra la modernidad, el laicismo, occidente, las instituciones que lo defienden y los valores culturales no islámicos… En términos de impacto mediático no está mal, ¿no? Sin embargo, no debemos olvidar que no es una actitud ni islámica ni siria… La inmensa mayoría de las gentes de estos países comparten nuestros valores culturales en relación con el patrimonio.

AGR - ¿Es el EI inmune a la belleza?
RGV - En primer lugar habría que ponerse de acuerdo con el concepto de “belleza” que no es universal y, por consiguiente, completamente cultural y relativo. Si aceptamos esto, no se trata, pues, de inmunidad a la belleza sino de diferentes registros y valores culturales, sobre la memoria y aquello que merece ser conservado u olvidado.

AGR- ¿Las mafias del mercado internacional de antigüedades son cómplices de la financiación de la guerra? ¿Se aprovechan las guerras para hacerse con piezas codiciadas?
RGV - Con toda seguridad. La gran mayoría de las pérdidas del patrimonio no son por destrucción voluntaria, sino por que los hallazgos y las piezas se integran en el mercado ilegal de antigüedades. No creo que las guerras sean la ocasión de hacerse con una pieza codiciada, ese mercado internacional se nutre cuando estallan los conflictos en zonas especialmente ricas en objetos arqueológicos.

AGR- Usted defiende el discurso de la modernidad que significa la protección del patrimonio cultural.
RGV - Si, porque son valores modernos, universales y laicos preconizados por instituciones de la ONU. Olvidamos que el actual statu quo mundial es fruto del final de la guerra mundial y que entonces se establecieron los derechos humanos sin alusión ninguna a Dios, a pesar de la insistencia de los Estados Unidos y contra el ateísmo de estado de la Unión Soviética. También se olvida que la aparición de la noción de patrimonio es una discusión posterior a la revolución francesa. El debate, también entonces se produjo entre aquellos que querían destruir los châteaux de la nobleza o los templos y catedrales de la Iglesia, como símbolos de la sociedad del Antiguo Régimen que había que transformar y aquellos que entendían que había que preservar aquellas “joyas” de la familia y de la Historia de la nación. Triunfaron los partidarios de la definición de esos bienes de la nobleza y del clero como un “patrimonio” en su sentido original, es decir como aquellos bienes que se reciben en herencia y que se transmiten de generación en generación. Pero entonces, también se pretendía destruir con la intención de olvidar, se trataba de destrucciones que pretendían romper con una determinada sociedad de clases. Hoy es más un problema de civilización. Occidente ha impuesto unos valores que no son compartidos por todo el mundo. Sin embargo, toda destrucción de patrimonio está íntimamente ligada a ataques a la integridad, física, a la libertad de pensamiento que equivalen a una "limpieza cultural" o a un "genocidio cultural" según la Corte Penal Internacional. Por ello, la dimensión cultural debe formar parte de toda estrategia de paz, insiste Irina Bokova, directora general de la UNESCO.

AGR- ¿En cuánto se pueden estimar los bienes que mueve ese mercado?
RGV - Es muy difícil hacer una estimación al tratarse de un comercio ilegal pero bastará con citar el informe de 320 páginas de objetos desaparecidos del museo de Malawi. Representa unas 1000 piezas de alto valor económico precisamente por tratarse de un mercado ilegal. Sin exagerar puede tratarse de más de un millón de euros. Si multiplicamos la cifra por los numerosos museos saqueados en Egipto, Libia, Siria, Irak… Otro orden de dimensión puede proporcionarlo que en el yacimiento de Apamea se pueden apreciar hasta 14.600 fosas de excavaciones ilegales en las imágenes aéreas visibles con Google Earth desde el inicio de la guerra de Irak como relatamos en Plaudite ciues: Antigüedades y opio: la financiación del terrorismo internacional. ¿Cuántos objetos pueden surgir de estas excavaciones que destruyen el yacimiento para siempre? ¿Qué precio alcanzarán en el mercado?

AGR- ¿Forman parte de esa complicidad colegas de profesión, historiadores, arqueólogos?
RGV - Es posible aunque creo que poco relevante. Lo importante es que son países con altísimos porcentajes de población miserable. Las gentes de esas zonas siempre han excavado y encontrado objetos de valor en los yacimientos y en las sepulturas, que luego han vendido, como nosotros hasta el siglo XIX cuando fue apareciendo la noción de patrimonio cultural. No en vano, con excepción de la tumba de Tutankamón, pocas tumbas reales han sido descubiertas intactas. Esas gentes viven en una economía de la desesperanza obteniendo solo el 1% o el 5% del valor final que alcanzará al final, cuando sea comprado por un occidental. 

AGR- ¿La apropiación de estos bienes en Siria sería equiparable a la de arte degenerado en la II Guerra Mundial?
RGV - Si, con toda seguridad. Por un lado lo critican, lo menosprecian, por otro lo acaparan con la intención de venderlo. Quizá, a diferencia de entonces, se convierte sobre todo en un valor venal, de cambio, no yendo a parar a las colecciones privadas de los dirigentes del EI.

AGR- ISIS ha amenazado Italia, ¿el desconocimiento de países como Siria hace que menospreciemos la desaparición de su historia, cosa que no sucedería, por ejemplo, con Italia?
RGV - Cuando hablamos de la destrucción del patrimonio histórico, de yacimientos, de pérdidas de objetos no debemos olvidar que solo es un instrumento más de una guerra que solamente en Siria ha supuesto la vida de 200.000 personas y 3 millones de refugiados. Si todo esto está pasando sin que las potencias occidentales sean capaces de detenerlo sería vanidoso pensar por parte de los arqueólogos y amantes de la cultura que el patrimonio podría detener lo que está ocurriendo. Existe de hecho un precedente con las dos guerras mundiales: la catedral de Reims, símbolo de las consagraciones reales de la monarquía francesa, fue sistemáticamente bombardeada por las tropas alemanas durante la I Guerra Mundial, el pretexto era que podía servir de plataforma de lanzamiento de obuses. Pero el objetivo era el edificio de alto valor simbólico para los franceses, consternando la opinión pública de la época. La destrucción fue tal que la restauración-reconstrucción de la catedral no acabaría hasta… 1937, en vísperas del inicio del siguiente conflicto mundial. Un acuerdo entre los contendientes parece que hizo respetar este monumento de los desastres de la guerra, menores al ser ocupada Francia sin conflicto armado comparable al de la Gran Guerra. No podemos más que aplaudir una decisión que impedía destruir la catedral pero que no consiguió evitar el desastre humano conocido por todos. ¿Podemos ponernos de acuerdo en la no destrucción del patrimonio cultural y no podemos detener el desastre humano que conlleva una guerra? Eso quiere decir que hemos alterado el orden de las prioridades ¿Podemos pedir al EI que no destruya Palmira si somos incapaces de detener el sacrificio público de miembros de ONG o de periodistas o del conflicto que ha terminado con la vida de 200.000 personas? ¿Puede existir un ejercito americano con un instrumento como Fort Drum donde se prepara a los soldados en la protección del patrimonio de zonas sensibles como Irak y ejecutar (o permitir hacerlo) a Sadam Hussein el día del Aïd, cuando los sunitas sacrifican un cordero, siendo un día de perdón y reconciliación? La pregunta y la ausencia de respuestas estremecen.

AGR- Hollande ha llamado a una solución política para un Al-Assad debilitado en las próximas semanas. ¿Es posible aún detener al EI cuando los kurdos y Hezbollah se han visto solos en su oposición a su avance? ¿Ha servido de algo el llamamiento de Irina Bokova, de la UNESCO?
RGV - No me creo capacitado para responder con criterio la primera pregunta pero personalmente creo que solo una intervención internacional puede detener al EI. Cuáles pueden ser las consecuencias de una intervención es otra respuesta que no tengo. No, no creo que tenga demasiadas consecuencias pero era su obligación hacer el llamamiento.

AGR- Antes de la guerra había cerca de 200 equipos internacionales trabajando en Siria, 3 de ellos españoles. Según nuestros datos la presencia española ha sido constante desde al menos hace 20 años ¿Después del conflicto seguirá existiendo interés por el país o la destrucción puede cambiar las estrategias de los investigadores y convertirlos en meros documentalistas del desastre?
RGV - Son países que siempre tendrán interés para la investigación arqueológica. Después de toda guerra viene la reconstrucción y el patrimonio, la arqueología, son sectores tradicionales donde la cooperación internacional confluye con relativa facilidad. Me consta que grupos de inversión preparan la posguerra de Siria y me consta que ciertos grupos de inversión invierten cientos de millones de dólares en Afganistán, de los que siempre gotea algo para los proyectos arqueológicos. A una escala inferior, en estos momentos el estado francés busca investigadores que lideren proyectos en Túnez con la intención de evitar un aislamiento del país tras los atentados del museo del Bardo. Por cierto, de alto contenido simbólico también.

AGR- ¿El califato islámico obliga a esa demolición arqueológica? Al parecer el ejército de Al-Assad también habría creado una especie de Sarajevo con francotiradores que dañaría igualmente el patrimonio eliminando información arqueológica para siempre…
RGV - Ha habido y hay una dejación por parte de los ejércitos regulares. Cuando un país entra en guerra fratricida y mueren 200.000 personas el patrimonio no es prioritario. No olvidemos que nuestra sensibilidad y la protección que hemos puesto en marcha es reciente cronológicamente y un proyecto de la modernidad en su concepción.

AGR- ¿Cuándo fue la última vez que estuvo en el país? ¿Cómo vive un amante de la arqueología el ver ondear la bandera del DASH en Palmira?
RGV - No he estado. Estuve a punto de dirigir un proyecto en Siria y el año pasado perdimos una oportunidad de dirección de una tesis en la zona en parte debido al conflicto. Un compañero de laboratorio si que ha investigado toda su vida en Siria y no ha vuelto allí desde el principio del conflicto.

AGR- ¿Quedan investigadores en Siria o el patrimonio está en manos del Observatorio Sirio de DDHH e iniciativas como Proyecto para la paz, Patrimonio para la Paz o Arte por Siria?
RGV - No quedan investigadores en Siria. Incluso no sabemos nada de los colegas locales.

AGR- ¿Qué efectos y repercusión tendría que Palmira fuera arrasada como parte de la narración de nación en Siria?
RGV - No lo sé. Imagino que dependerá de quién gane el conflicto, el relato sobre un acto así será bien diferente. Habrá que esperar a ver qué consecuencias tiene.

AGR- ¿Se puede trasladar en condiciones de seguridad el patrimonio mueble, los objetos como esos cientos de estatuas que dicen habrían sido desplazadas?
RGV - El patrimonio mueble sufre por cualquier desplazamiento. Primero, puede degradarse. Segundo, puede perderse o acabar en manos privadas.

AGR- ¿Es posible recuperar las obras arqueológicas que han sufrido este terrorismo cultural una vez que se pacifique el país o son siempre situaciones irreversibles?
RGV - Nada es irreversible. Pero si tenemos en cuenta que 70 años después del final de la guerra mundial todavía no se han reintegrado algunas de las colecciones que se dispersaron o acabaron en manos privadas, podemos hacernos una idea que la irreversibilidad es una cuestión de escala temporal. Para nuestra generación y la siguiente es posible que lo sea. Dos artículos sobre el tema: 

Un artículo reciente sobre la destrucción del patrimonio y la segunda Guerra Mundial en Jot Down: La destrucción del legado cultural europeo durante la 2ª Guerra Mundial.

sábado, 19 de marzo de 2016

PATRIMONIO HISTÓRICO VALENCIANO: MEDIO CENTENAR DE PREGUNTAS EN BUSCA DE RESPUESTA

Detalle escultórico de la Lonja
Ricardo González Villaescusa
Josep Vicent Lerma

Levante-EMV, 19 de marzo de 2016

La buena acogida por parte de colectivos como Espiera o el mismo CDL de Valencia y Castellón de nuestro artículo “De arqueología, reglamentos y sabios” (Levante-EMV, 8-01-2016) y el nuevo compromiso del Secretario autonómico de Cultura Albert Girona de someter a consulta de los eruditos del Consell Valencià de Cultura el irredento Reglamento regulador de la arqueología valenciana, nos estimula a exprimir el impase para seguir reflexionando públicamente sobre la Arqueología y el patrimonio histórico valencianos. 

Si en aquella primera entrega nos centrábamos en cuestiones de procedimiento, señalando la necesidad de que los nuevos útiles reglamentarios surjan, con algunas premisas, de un consenso profesional, empresarial, académico, científico…. Ahora no queremos perder la oportunidad de proponer cuestiones de fondo que deben presidir cualquier reflexión sobre esos métodos. La principal es la propia definición de patrimonio y su derivada que consiste en qué quiere hacer la sociedad valenciana con ese legado secular. 

Así la definición de “patrimonio” dista de ser algo asentado e inamovible. Desde la primera acepción del obispo montañés abad Grégoire, diputado de la Convención y primer personaje preocupado por los bienes artísticos del pasado y la destrucción de los mismos durante la Revolución francesa, hasta nuestros días, el concepto no ha dejado de incrementar su complejidad. Por consiguiente el patrimonio cultural, no preexiste hasta que es inventariado y puesto en valor por decisiones políticas cambiantes. En una primera instancia existen sensibilidades, susceptibles de acabar, transformadas en disposiciones legislativas. ¿Acaso las chimeneas, fruto de un reciente pasado industrial desparecido, no fueron primero respetadas en algunos planes urbanísticos, para pasar después a ser protegidas por disposiciones patrimoniales? Esa cuestión ontogenética merece una pausada discusión que siente las bases de la política patrimonial de las próximas dos décadas. Las voluntades expresadas a nivel local como la demanda de un proyecto de capitalidad de la romanización en torno a Sagunto (Levante-EMV, 10-02-16) son substanciales, pero requieren de miradas globales de mayor calado.

Esa reflexión debe partir de un listado de interrogantes que aportarán más conocimientos solo por el solo hecho de formularse que las eventuales respuestas, proporcionándonos una idea de las políticas prioritarias a poner en marcha con vistas en un futuro no demasiado lejano.

A modo de listado no exhaustivo se nos ocurren algunos interrogantes agrupados temáticamente.
  • ¿Qué aspectos identitarios pueden contribuir en los próximos años a una nueva política patrimonial valenciana? ¿Qué rasgos culturales deben ser objeto de nuestra atención preferente? ¿Qué nos une a los valencianos? ¿Qué nos une al pasado? ¿Qué proyección de futuro queremos legar a las generaciones venideras? ¿Qué relación queremos tener con un cambiante medio ambiente? ¿Qué nexos queremos privilegiar con las sociedades industriales de los siglos XIX y XX? ¿Con las clases sociales privilegiadas: edificios del poder civil o religioso? o ¿con los vestigios de un mundo rural que se extingue a ojos vista en nuestra Huerta de Valencia?
  • ¿Qué periodos históricos del pasado del actual territorio valenciano son más o menos conocidos? ¿Queremos corregir la tendencia del valencianismo “gótico” de las últimas décadas? ¿Qué religiones del pasado forman parte la personalidad multicultural del presente?
  • ¿Qué identidades culturales vertebraron el actual territorio valenciano? iberos, fenicios, romanos, musulmanes, conquistadores feudales… Y ¿qué peso acordarles a cada una de esas civilizaciones en nuestro imaginario colectivo actual?
  • ¿Qué políticas científicas deben ponerse en marcha para dotar de contenido a cada una de ellas? ¿Nuevas excavaciones programadas? ¿Publicaciones de colecciones on line de los datos primarios de los últimos 30 años de excavaciones de urgencia? ¿Síntesis científicas orquestadas desde la administración y favoreciendo la sinergia de los trabajadores de la arqueología con las universidades y demás centros de investigación? ¿Coordinadas por quién?
  • ¿Qué políticas patrimoniales deben ponerse en pie para traducir el discurso científico a un lenguaje más inteligibles por la ciudadanía? ¿Exposiciones estables o itinerantes? ¿Más museos sostenibles? ¿Parques arqueológicos? ¿Manidos centros de interpretación? ¿Festivales de reconstrucciones históricas como el de Tàrraco Viva?
  • ¿Qué función deben cumplir sin duplicidades cada una de las entidades locales y mancomunidades? ¿Qué función y qué papel debe tener la sociedad civil, protagonista de luchas como la de Salvem el Cabanyal?
  • ¿Qué objetivos y sus plazos para el patrimonio? ¿Qué parte ocupa el mismo en la política cultural global de la Comunidad? ¿Hay posibles candidaturas a patrimonio, material o inmaterial, de la Humanidad, como las propias Fallas? ¿Se pueden crear nuevas redes de ciudades históricas de la Comunidad Valenciana, como la red de Juderías? ¿Qué función debe cumplir el patrimonio cultural en la política turística tradicional de las tres s (sun, sand y sea = sol, arena y playa)?
  • ¿Qué sistemas de financiación deben arbitrarse para llevar a cabo esos objetivos? ¿Qué comunidades religiosas han recibido mayor financiación en los últimos años? ¿Cómo aunar sinergias que permitan la financiación pública y privada?
  • ¿Cuál debe ser la formación reglada de las profesiones relacionadas con el patrimonio? ¿Qué funcionarios deben tener una responsabilidad directa? ¿Qué profesiones liberales pueden trabajar en su protección? ¿Quiénes pueden guiar y difundir el patrimonio sin intrusismos profesionales? ¿Qué nivel de formación habilitará a unos y a otros para poder actuar en nombre de la administración?
  • ¿Cómo organizar y gestionar la información derivada de la arqueología preventiva? ¿Qué nivel de transparencia acordar a la información arqueológica sensible?¿Cómo permitir el acceso a los informes y memorias? ¿Qué tratamiento conceder a la “escoria arqueológica” derivada de las propias excavaciones: materiales amorfos por toneladas, depositados en los atestados museos y servicios arqueológicos? ¿Es posible el expurgo del registro material repetitivo o sin interés? ¿Cómo regularlo?
  • ¿Cuáles son las mayores amenazas del patrimonio? ¿Qué trabas existen para su acceso y conocimiento por parte de los ciudadanos? ¿Qué medidas adoptar para su protección y difusión? ¿Qué criterios deben presidir las reclamaciones de las piezas perdidas de la soberanía propia como el Baco de Aldaia? (Levante-EMV, 3-02-16) ¿Cómo queremos regular y canalizar fiscalmente las transferencias y circulación de los bienes patrimoniales? 
 Todas y cada una de estas preguntas responden a problemas que solo pueden tener respuestas colectivas en una democracia deliberativa, un acuerdo social en el sentido que le da Jürgen Habermas, entre los distintos operadores de este arruinado sector y las administraciones públicas responsables. Sentarlos en torno a una mesa con un profundo y sincero debate objetivo y esperanzado sin las famosas “líneas rojas”, superando el dualismo entre teoría y praxis, entre pensamiento y acción, entre estado y mercado. 

Si tenemos en cuenta las respuestas y sus aporías, entonces será posible formular el paradigma de una nueva doctrina política cultural y las consiguientes cuestiones normativas patrimoniales de los próximos veinte años. Merece la pena.

jueves, 18 de febrero de 2016

ENTREVISTA DEL ICAC: URBANIZACIÓN Y ADINISTRACIÓN DE LAS PROVINCIAS ALPINAS.


Entrevista 18 febrer 2016
Text i fotos: Carme Badia i Puig
Ricardo González a la plaça del Fòrum de Tarragona

Ricardo González Villaescusa, catedràtic de l’Université de Nice (França) i membre del grup de recerca CEPAM (CNRS), ha visitat l’ICAC aquest febrer en motiu del programa Erasmus entre la seva universitat i la URV. Ha fet una conferència sobre la urbanització i l’administració de les províncies alpines. En parlem també en aquesta entrevista.

Les províncies alpines romanes són poc conegudes.

És que l’arqueologia dels Alps està per fer, tot i els molts estudis que ja hi ha. És un territori que té la dificultat d’estar dividit entre quatre estats, Itàlia, França, Suïssa i Mònaco. A més, a la zona de la costa encara és més difícil fer-hi recerca arqueològica perquè està molt edificada.

Els Alps interessen a Roma com a lloc de pas?

Sí, i de fet és un interès doble, militar i comercial. És una zona ocupada militarment i una zona de pas per a tota mena de mercaderies. En aquest sentit el més interessant és que es coneixen el que avui en diríem les “àrees de descans”, les mansiones i les mutationes, a més de les “zones de peatge”, les stationes.

Quines mercaderies hi passaven?

De la Itàlia de la vall del Po cap a la Gàl·lia, i ja d’abans de la integració a Roma, vi i més tard, oli. A part de tot el proveïment per als militars que estan al limes de l’Imperi: a la zona del Rin hi van arribar a haver més de 40.000 homes. En sentit invers, de la Gàl·lia cap a Itàlia, baixaven per exemple molts teixits de llana. Hem de pensar que l’Imperi romà és la primera unificació de mercats que coneix Europa i de moneda única.

Els peatges als colls de muntanya ja existien?

I tant! Si Anníbal passa pels Alps és perquè algú el deixa passar! Les elits locals, sabent que tenien una posició estratègica, feien pagar a canvi del dret de pas. Quan s’integren a l’Imperi romà qui cobrarà el “peatge” continuaran sent aquestes elits però també Roma. L’èxit de Roma és aquesta adaptació, aquesta connivència amb el poder local, tot i que no exclou l’ús de la força. Imperis violents com el de Genguis Khan duren poc.

Ricardo González durant la seva conferència,
el 15 de febrer a l’ICAC.

Els Alps era una àrea molt militaritzada?

Sí, però no tant com Germània. Les quatre províncies alpines (Alpes Graiae, Poeninae, Cottiae, Maritimae), petites i definides pels passos, són districtes militars: no estan sota l’autoritat del Senat sinó de l’emperador, i el governador no és civil sinó militar, o sigui que és un governador que no surt del Senat. És el cas de Cottius, un rei indígena que amb August esdevé prefecte de Roma.

Quin paper va tenir August en aquestes províncies?

Ell mateix s’hi va haver de posar per pacificar-les! Per ell era un lloc de pas que interessava controlar, un lloc important també des del punt de vista econòmic, i tenia molt clar que no es podia permetre deixar-lo en mans d’un foraster, d’un nouvingut qualsevol. La romanització va ser lenta.

Quin paisatge en va resultar?

Ens hem d’imaginar que en aquesta zona de muntanya, alpina i transalpina, hi ha un món molt rural amb poques aglomeracions urbanes. Destaquen ciutats com Forum Claudii Vallensium (l’actual Martigny) i Axima (l’actual Aime). Ah, i a més de ser lloc de pas, als Alps Roma també explota mines de ferro i pedreres de marbre.

miércoles, 13 de enero de 2016

CANTERAS ANTIGUAS DE LA PENÍNSULA IBÉRICA / CARRIÈRES ANTIQUES DE LA PÉNINSULE IBÉRIQUE

La atención hacia las canteras antiguas de la Península es relativamente reciente y a menudo tuvo como punto de partida el empleo de un material u otro para la edificación de un monumento o conjunto monumental. Este fue el caso de la cantera de El Mèdol (Tarragona) o, poco después, de las canteras que permitieron edificar Cartagena.

Hoy en día la investigación se ha multiplicado gracias a varios equipos trabajando desde la provincia de Girona a Mérida y con perspectivas diferentes: algunas priorizando el estudio de los modelos de extracción, otras el empleo de la piedra (como material constructivo, escultórico o epigráfico), e incluso otras el análisis espacial de las explotaciones dentro de un territorio.

Así pues es oportuno comparar los enfoques y métodos con otras experiencias llevadas a cabo en Turquía, Grecia y Francia.

El debate se orientará hacia:
  • la « chaîne opératoire », desde el frente de talla a escala territorial
  • las diferentes estrategias de análisis según se conozca o no el uso de los bloques
  • los elementos de datación (estrategia de talla, grandes bloques pre-recortados, modalidades y evidencias de extracción, tipología de herramientas…)
  • las actividades en el seno o entorno de las canteras (talla y desbaste de la piedra, trabajo escultórico per se).

L’histoire des carrières antiques de la Péninsule est pour l’essentiel récente et a presque toujours eu comme pour point de départ l’usage qui est fait de tel ou tel matériau pour l’édification d’un monument ou d’un ensemble de monuments. Cette démarche est celle qui a conduit à s’intéresser aux carrières d’El Mèdol (Tarragone) ou, plus tard, aux carrières qui ont permis l’édification de Carthagène.

Aujourd’hui plusieurs équipes multiplient les enquêtes de la province de Gérone à Mérida, avec des perspectives différentes, les unes privilégiant les modalités d’extraction, les autres les usages (dans la construction, la sculpture ou l’épigraphie), d’autres encore l’analyse spatiale des exploitations dans un territoire.

Il était dès lors opportun de confronter les approches et les méthodes en les mettant en présence d’expériences conduites en Turquie, Grèce ou France.

Les débats seront orientés :
  • sur la chaîne opératoire, de l’échelle du front de taille à celle du territoire,
  • sur les stratégies d’analyses différentes selon que l’on connaît ou pas l’usage des blocs,
  • sur les éléments de datation (stratégie de taille, grands blocs destinés à être retaillés, modalités d’extraction, traces d’extractions, typologies des outils…),
  • sur les activités au sein ou à proximité des carrières : taille de la pierre, travail de dégrossissage, de sculpture même.

 
9h30-10h Apertura
Michel BERTRAND
Director de la Casa de Velázquez

Introducción
Pierre ROUILLARD UMR 7041 (ArScAn, MAE René Ginouvès, Nanterre)

Conferencia inaugural
Jean-Claude BESSAC UMR 5140 (Archéologie des Sociétés Méditerranéennes, Montpellier)
Les carrières antiques de pierre de taille en zone méditerranéenne : remarques méthodologiques et perspectives de recherches

10h30-14h
ESTRATEGIAS DE ANÁLISIS (I)

Presidencia
Sebastián RAMALLO ASENSIO (Universidad de Murcia)

Laurent COSTA, Pierre ROUILLARD UMR 7041 (ArScAn, MAE René Ginouvès, Nanterre) y Jesús MORATALLA (Universitat d’ Alacant)
Des pierres et des chemins : le cas de El Ferriol (Elche, Alicante)

Anna GUTIÉRREZ GARCÍA-M. UMR 5060 (IRAMAT, Bordeaux) y Jordi LÓPEZ VILAR (Institut Català d’Arqueologia Clàssica)
Aproximación al estudio integral de la cantera del Mèdol (Tarragona)

Cecilia PEDINI (Hadès, France)
L’étude des carrières : une approche nécessairement pluridisciplinaire. L’exemple des carrières de La Couronne (Martigues, Bouches-du-Rhône)

Antonio PIZZO (Instituto de Arqueología - Mérida, CSIC) y María Isabel MOTA (Intromac)
Novedades sobre las canteras del entorno de Augusta Emerita

16h-19h
ESTRATEGIAS DE ANÁLISIS (II)

Presidencia
Ricardo GONZÁLEZ VILLAESCUSA (Université de Nice Sophia-Antipolis)

Ruth TAYLOR (Universidad de Sevilla)
Planteamientos metodológicos para el estudio arqueológico integrado de las canteras romanas de mármol de Almadén de la Plata (Sevilla, España).

Sebastián RAMALLO (Universidad de Murcia) y Francisco BROTÓNS (Museo de Caravaca de la Cruz)
Canteras antiguas en la cuenca alta de los ríos Argos y Quípar (Caravaca de la Cruz – región de Murcia).

Dagmara WIELGOSZ (University of Warsaw)
Dokimeion: tracing ancient past of the famous quarries.

Céline BLONDEAU (Musée archéologique du Val d’Oise)
L’étude des traces d’outils et modes d’extraction des carrières de Nucourt (Val d’Oise, Île-de-France): la clef de lecture des dynamiques d’une construction médiévale (Xe-XIe siècle).

Martes 9/02

9h30-14h
USOS Y ESPACIOS DE LOS USOS

Presidencia
Isabel RODÀ (Universitat Autònoma de Barcelona)

María BELEM (Universidad de Sevilla) y Teresa CHAPA (Universidad Complutense de Madrid)
De la cantera al taller escultórico ibérico: un camino difícil de recorrer.

Juan Antonio ANTOLINOS, José Miguel NOGUERA (Universidad de Murcia) y Begoña SOLER (Institut Català d’Arqueologia Clàssica)
Canteras romanas del sureste peninsular. Producción y aprovisionamiento de materiales constructivos y ornamentales en la región de Murcia.

Carles ROQUÉ (Universitat de Girona) y Xavier ROCAS (Terracotta Museu, La Bisbal d’Empordà)
Las areniscas de la Formación Folgueroles como recurso lítico en época ibérica y romana: canteras, uso y difusión territorial en el Noreste de la península Ibérica

Ricardo GONZÁLEZ VILLAESCUSA, (Université de Nice-Sophia-Antipolis), María BOFILL
(Universitat Autònoma de Barcelona), Gilles FRONTEAU, Patricia VÁZQUEZ (Université de Reims Champagne-Ardenne) y Katia SCHÖRLE (Musée d’art classique de Mougins, France)
Las canteras de marés de la isla de Formentera (Baleares). Primeros resultados

Virginia GARCÍA-ENTERO (Universidad Nacional de Educación a Distancia)
La historia de las canteras de Espejón (Soria) a partir de las evidencias materiales y la documentación escrita.

16h-19h

Presidencia
Teresa CHAPA (Universidad Complutense de Madrid)

Mesa redonda: Cronología: de la explotación al uso

Conferencia de clausura
Manuela WURCH-KOZELJ (École française d’Athènes)
Les carrières de Thasos : des vestiges à la notion d’écosystème.