miércoles, 13 de enero de 2016

CANTERAS ANTIGUAS DE LA PENÍNSULA IBÉRICA / CARRIÈRES ANTIQUES DE LA PÉNINSULE IBÉRIQUE

La atención hacia las canteras antiguas de la Península es relativamente reciente y a menudo tuvo como punto de partida el empleo de un material u otro para la edificación de un monumento o conjunto monumental. Este fue el caso de la cantera de El Mèdol (Tarragona) o, poco después, de las canteras que permitieron edificar Cartagena.

Hoy en día la investigación se ha multiplicado gracias a varios equipos trabajando desde la provincia de Girona a Mérida y con perspectivas diferentes: algunas priorizando el estudio de los modelos de extracción, otras el empleo de la piedra (como material constructivo, escultórico o epigráfico), e incluso otras el análisis espacial de las explotaciones dentro de un territorio.

Así pues es oportuno comparar los enfoques y métodos con otras experiencias llevadas a cabo en Turquía, Grecia y Francia.

El debate se orientará hacia:
  • la « chaîne opératoire », desde el frente de talla a escala territorial
  • las diferentes estrategias de análisis según se conozca o no el uso de los bloques
  • los elementos de datación (estrategia de talla, grandes bloques pre-recortados, modalidades y evidencias de extracción, tipología de herramientas…)
  • las actividades en el seno o entorno de las canteras (talla y desbaste de la piedra, trabajo escultórico per se).

L’histoire des carrières antiques de la Péninsule est pour l’essentiel récente et a presque toujours eu comme pour point de départ l’usage qui est fait de tel ou tel matériau pour l’édification d’un monument ou d’un ensemble de monuments. Cette démarche est celle qui a conduit à s’intéresser aux carrières d’El Mèdol (Tarragone) ou, plus tard, aux carrières qui ont permis l’édification de Carthagène.

Aujourd’hui plusieurs équipes multiplient les enquêtes de la province de Gérone à Mérida, avec des perspectives différentes, les unes privilégiant les modalités d’extraction, les autres les usages (dans la construction, la sculpture ou l’épigraphie), d’autres encore l’analyse spatiale des exploitations dans un territoire.

Il était dès lors opportun de confronter les approches et les méthodes en les mettant en présence d’expériences conduites en Turquie, Grèce ou France.

Les débats seront orientés :
  • sur la chaîne opératoire, de l’échelle du front de taille à celle du territoire,
  • sur les stratégies d’analyses différentes selon que l’on connaît ou pas l’usage des blocs,
  • sur les éléments de datation (stratégie de taille, grands blocs destinés à être retaillés, modalités d’extraction, traces d’extractions, typologies des outils…),
  • sur les activités au sein ou à proximité des carrières : taille de la pierre, travail de dégrossissage, de sculpture même.

 
9h30-10h Apertura
Michel BERTRAND
Director de la Casa de Velázquez

Introducción
Pierre ROUILLARD UMR 7041 (ArScAn, MAE René Ginouvès, Nanterre)

Conferencia inaugural
Jean-Claude BESSAC UMR 5140 (Archéologie des Sociétés Méditerranéennes, Montpellier)
Les carrières antiques de pierre de taille en zone méditerranéenne : remarques méthodologiques et perspectives de recherches

10h30-14h
ESTRATEGIAS DE ANÁLISIS (I)

Presidencia
Sebastián RAMALLO ASENSIO (Universidad de Murcia)

Laurent COSTA, Pierre ROUILLARD UMR 7041 (ArScAn, MAE René Ginouvès, Nanterre) y Jesús MORATALLA (Universitat d’ Alacant)
Des pierres et des chemins : le cas de El Ferriol (Elche, Alicante)

Anna GUTIÉRREZ GARCÍA-M. UMR 5060 (IRAMAT, Bordeaux) y Jordi LÓPEZ VILAR (Institut Català d’Arqueologia Clàssica)
Aproximación al estudio integral de la cantera del Mèdol (Tarragona)

Cecilia PEDINI (Hadès, France)
L’étude des carrières : une approche nécessairement pluridisciplinaire. L’exemple des carrières de La Couronne (Martigues, Bouches-du-Rhône)

Antonio PIZZO (Instituto de Arqueología - Mérida, CSIC) y María Isabel MOTA (Intromac)
Novedades sobre las canteras del entorno de Augusta Emerita

16h-19h
ESTRATEGIAS DE ANÁLISIS (II)

Presidencia
Ricardo GONZÁLEZ VILLAESCUSA (Université de Nice Sophia-Antipolis)

Ruth TAYLOR (Universidad de Sevilla)
Planteamientos metodológicos para el estudio arqueológico integrado de las canteras romanas de mármol de Almadén de la Plata (Sevilla, España).

Sebastián RAMALLO (Universidad de Murcia) y Francisco BROTÓNS (Museo de Caravaca de la Cruz)
Canteras antiguas en la cuenca alta de los ríos Argos y Quípar (Caravaca de la Cruz – región de Murcia).

Dagmara WIELGOSZ (University of Warsaw)
Dokimeion: tracing ancient past of the famous quarries.

Céline BLONDEAU (Musée archéologique du Val d’Oise)
L’étude des traces d’outils et modes d’extraction des carrières de Nucourt (Val d’Oise, Île-de-France): la clef de lecture des dynamiques d’une construction médiévale (Xe-XIe siècle).

Martes 9/02

9h30-14h
USOS Y ESPACIOS DE LOS USOS

Presidencia
Isabel RODÀ (Universitat Autònoma de Barcelona)

María BELEM (Universidad de Sevilla) y Teresa CHAPA (Universidad Complutense de Madrid)
De la cantera al taller escultórico ibérico: un camino difícil de recorrer.

Juan Antonio ANTOLINOS, José Miguel NOGUERA (Universidad de Murcia) y Begoña SOLER (Institut Català d’Arqueologia Clàssica)
Canteras romanas del sureste peninsular. Producción y aprovisionamiento de materiales constructivos y ornamentales en la región de Murcia.

Carles ROQUÉ (Universitat de Girona) y Xavier ROCAS (Terracotta Museu, La Bisbal d’Empordà)
Las areniscas de la Formación Folgueroles como recurso lítico en época ibérica y romana: canteras, uso y difusión territorial en el Noreste de la península Ibérica

Ricardo GONZÁLEZ VILLAESCUSA, (Université de Nice-Sophia-Antipolis), María BOFILL
(Universitat Autònoma de Barcelona), Gilles FRONTEAU, Patricia VÁZQUEZ (Université de Reims Champagne-Ardenne) y Katia SCHÖRLE (Musée d’art classique de Mougins, France)
Las canteras de marés de la isla de Formentera (Baleares). Primeros resultados

Virginia GARCÍA-ENTERO (Universidad Nacional de Educación a Distancia)
La historia de las canteras de Espejón (Soria) a partir de las evidencias materiales y la documentación escrita.

16h-19h

Presidencia
Teresa CHAPA (Universidad Complutense de Madrid)

Mesa redonda: Cronología: de la explotación al uso

Conferencia de clausura
Manuela WURCH-KOZELJ (École française d’Athènes)
Les carrières de Thasos : des vestiges à la notion d’écosystème.


viernes, 8 de enero de 2016

DE ARQUEOLOGÍA, REGLAMENTOS Y SABIOS

Ricardo González Villaescusa
Josep Vicent Lerma

Levante-EMV, 8 de enero de 2016

Más de tres lustros después de la aprobación de la Ley de Patrimonio Cultural Valenciano (Ley 4/98) (LPCV), de irredento desarrollo reglamentario en los años de plomo de la era popular, el pasado 4 de diciembre Radio Valencia daba puntual cuenta de la entrega del nuevo Reglamento de Arqueología el mes corriente. Este borrador es fruto del compromiso adquirido por la Directora General de Patrimonio Carmen Amoraga, consecuencia del llamado Pacto por la Arqueología Valenciana, suscrito (con excepción del PP) por el conjunto de las fuerzas concurrentes a las pasadas elecciones con el Colegio de Doctores y Licenciados en Filosofía y Letras de Valencia y Castellón.

Solo podemos felicitar una previsión normativa que hemos reivindicado hasta donde nos alcanza la memoria con una auténtica prédica en el desierto en forma de rosario de artículos de opinión, de la índole de “Un Copenhague valenciano en la gestión de la Arqueología” (Levante-EMV, 14-01-2010) u “Odisea arqueológica a ninguna parte” (Levante-EMV, 4-05-2013). Actitud que nos exige por coherencia personal retomar y actualizar nuestras reflexiones sobre esta anhelada regulación normativa de la actividad arqueológica, hasta ahora al albur de la discrecionalidad administrativa.

Partiendo de estas premisas, y hasta donde nos es dado conocer de la lógica interna de la redacción, solo puede coincidirse con la tesis de partida de que la Arqueología es una labor de investigación científica y no un mero trámite burocrático-urbanístico. En congruencia, esta esperada ordenanza no puede avalar en ningún caso una visión anticuada de la actividad arqueológica dictada por los imperativos del desarrollo urbano y de las infraestructuras del pasado boom inmobiliario con unos profesionales sometidos a los promotores ni una gestión postrada en manos del financiador. Como dijéramos junto a Isabel Escudero en “Patrimonio, actores sociales y ordenación del territorio” (Levante-EMV, Territorio y Vivienda, 16-11-2003): “… el efecto perverso previsible de una medida progresista «quien destruye patrimonio paga», (…), se ha convertido en «quien destruye gestiona» o «quien paga manda». En la práctica, se ha producido una sustitución de un modelo de gestión y financiación pública (con sus defectos) por un modelo de financiación privada bajo la influencia de las leyes del mercado y una ausencia efectiva de controles (sin virtudes científicas)”.

Un modelo basado en profesionales liberales y empresas no es ni debe ser incompatible con la exigencia y el control por parte de los poderes públicos de una verificación no circunscrita exclusivamente a la calidad de la intervención de campo sino también a los resultados científicos obtenidos, a la divulgación y la publicación de los mismos.

Se hace imprescindible que el reglamento contemple que la praxis arqueológica requiera de una habilitación oficial tanto de los arqueólogos-inspectores como de los servicios arqueológicos municipales, los profesionales liberales y empresas que soliciten el ejercicio facultativo de la Arqueología. Eso permitiría controlar la idoneidad de los trabajos a priori y, en caso necesario, deshabilitar a aquellas firmas, que hicieran su trabajo de un modo manifiestamente inapropiado y con consecuencias irreparables.

Con tales certificados administrativos, una mercantil que desarrollara su trabajo para la Generalitat Valenciana en esta materia, actuaría verdaderamente en representación de la misma, lo que no sería impedimento para que departamentos de grandes constructoras con un cuerpo técnico solvente o secciones arqueológicas especializadas también pudieran obtener acreditaciones nominales propias.

Cuestiones doctrinales que en nuestra opinión deberían nacer fruto de un asesoramiento científico. Como ocurriera con los contenidos de la “Orden que regula la realización de actividades arqueológicas en la Comunidad Valenciana” del año 1987 (DOGV. 645), el nuevo ordenamiento demanda ahora para su correcta presentación en sociedad y visualización mediática en estos nuevos tiempos de regeneración ética de un necesario aval científico. Para ello es imprescindible la función del “Consejo Asesor de Arqueología y Paleontología” (CAAP), un olvidado órgano consultivo reconocido por la Ley de Patrimonio que se encuentra pendiente de convocatoria por parte de todos los responsables populares del área de Cultura, nada menos que desde 1996, aunque necesitado lógicamente de un “lifting” generacional.

Por su parte, los profesionales de la arqueología preventiva deben ser protegidos por el nuevo ordenamiento. Deben poder actuar en nombre de la administración y responder ante ésta de su trabajo y no ante un promotor inmobiliario. Deben tener un respaldo normativo y económico frente a las expectativas científicas de la institución y la sociedad para la que trabajan (objetivos, métodos, conservación, tratamiento de los restos conservados y composición y desarrollo de las memorias científicas, divulgación y publicaciones…) para dejar de ser meros forenses de la Historia y convertirse en los traductores de las realidades sociales de un pasado que interesen a nuestra sociedad. Para ello es necesario que su actividad pueda inscribirse en proyectos científicos de largo alcance, evitando así el divorcio entre centros de investigación (museos, universidades) y la arqueología preventiva.

No podemos estar más de acuerdo con las recientes declaraciones del presidente Ximo Puig, cuando afirmaba tras el 20D que es “el tiempo de la humildad” y por ello es necesario que ese Reglamento surja de un amplio consenso social con todos los actores científicos, institucionales, económicos y sociales implicados: los arqueólogos colegiados (incluidos los de Alicante), la patronal de las empresas de arqueología (Asemarq), las universidades valencianas, los museos y los servicios municipales; sin olvidar a los ciudadanos que de una u otra manera, organizada y colectiva han sufrido o defendido el patrimonio de este país.

Sabemos que un proyecto de esta envergadura es complejo pero siguiendo la inspiración de A. Ricci, en la ciudad eterna, Roma, en su libro En torno a la piedra desnuda, Arqueología y ciudad entre identidad y proyecto, solo así puede darse un correcto “uso público de la historia” (la esencia de la política patrimonial) que haga conmensurables las diferentes velocidades de las políticas patrimoniales y el urbanismo que requieren de «intervenciones de adaptación y transformación en tiempos mucho más rápidos que los impuestos por la investigación arqueológica de campo».

lunes, 28 de diciembre de 2015

D´ARQUEOLOGIA I DE LA GUERRA CIVIL A VALENCIA

Placa ceràmica amb representació de la 
Mare de Deu dels Desemparats
Josep Vicent Lerma
Levante-EMV, 28 de diciembre de 2015

Trenta anys després de la mítica exposició "50 Anys (1936-1986). València Capital de la República", inaugurada per l'alcalde Ricard Pérez Casado en el saló columnari de la Llotja, que va arribar a albergar al seu interior tot un antic tramvia de fusta del col.leccioniste Lluciá Vanyó, l'anunci mediàtic per part dels nous responsables de la cultura municipal d'un renovat projecte commemoratiu ara del LXXX Aniversari de la capitalitat valenciana de la Segona República espanyola, amb el recoltzament acadèmic de la Universitat Literària (UV), ens ha esperonat a centrar el focus del nostre pensament al voltant de les poc conegudes troballes arqueològiques que es van produir en la nostra ciutat en aquells terribles anys amb motiu de les obres de construcció de refugis antiaeris per a protegir a la població civil dels bombardejos de l'Aviació Legionària italiana o de murs de resguard de monuments com ara la coneguda porta romànica de la Seu.

Al marge de la genial ficció novel·lada de Vicente Muñoz Puelles "Notícia de la Dama del Sarcòfag" de l'any 2008, en el que s'especulava sobre un bombardeig feixista que va poder haver tret a la llum un imaginari sarcòfag de marbre a la plaça de l'Almoyna contenint el cos embalsamat d'una donzella romana, transsumpte del relat del florentí Fonte del descobert en la Roma de 1485, corromput a l'instant com per art d'encantament davant de la mirada del propi cap del govern republicà Largo Caballero i al que ja varem dedicar en aquestes mateixes pàgines el nostre article d'opinió “El sarcófago de la dama” (Levante-EMV, 31-07-2011), el ben cert va ser que entre els centenars de refugis subterranis bastits per aquells atziacs anys al “Cap i Casal”, en l'excavació del subsòl del del carrer de Serrans van ser trobades tres monedes romanes de bronze pertanyents respectivament al "municipium" calagurrità (Calahorra, La Rioja) i als emperadors Tiberi i Domicià.

En l'emplaçat entre el Palau de la Generalitat i l'antiga Casa de la Ciutat igualment es van descobrir altres tres monedes corresponents a l'emperador Marc Aureli, a la pròpia urbs de Valentia i a un as de la gens Iunia, amb cap del déu Janus en l'anvers i proa de nau en el revers.

En aquest mateix ordre de coses, en un altre refugi buidat en els terrenys de l'antic convent de Santa Caterina de Sena, disbaratadament traslladat pedra a pedra a Orriols a principis de la dècada dels 70 per a donar pas a un conegut centre comercial, les obres de defensa passiva van posar al descobert unes quantes sepultures, de les que van poder ser estudiades per Nicolau Primitiu almenys tres que fil per randa “tenían forma atautada, conformada por una pequeña pared de 32 centímetros de profundidad y 16 de grosor. Los esqueletos estaban en posición decúbito supina, con los pies orientados sensiblemente al Este, un poco hacia el Norte, sin ningún mobiliario…. cubiertas por losas delgadas y groseras de caliza, excepto una que tenía rodeno" i que avui sabem pertanyien amb total certesa tipològica al cementeri hebreu medieval del "Fossar dels Jueus".

Pel que fa als refugis de l´Eixample, a les rases dels dos de la Gran Via de Germanies i Marqués del Túria tan sols van aflorar sorres, argiles i graves estèrils, però en canvi a l'instal·lat en la de Ramón y Cajal, a l'alçada del carrer de Sant Vicent a quasi quatre metres de fondaria es va trobar un menut bust de bronze de 6,5 cms d'alt, figurant un cap barbut amb un pentinat punxegut, que segons el doctor Luís Gozalbo Paris podria identificar-se iconogràficament com una representació de Júpiter Siríac.

Finalment no podem finalitzar aquesta succinta revisió de l'arqueologia de la València republicana, de la II República Espanyola diem, sense recordar els treballs de fonamentació del mur defensiu de la vella Porta del Palau a la nostra Seu portats a cap l'any 1938, un dels pitjors anys Guerra Civil, donats a conéixer pel reputat numismàtic valencià Felipe Mateu i Llopis, en el curs dels quals entre altres materials arqueològics antics, mereix destacar-se la troballa d'un fragment de placa ceràmica sense esmaltar, impresa a motle, que contenia una imatge sobre permòdol de la Mare de Déu, als peus de la qual apareix el bou alat símbol de l'evangelista sant Lluc, de la que es conserva la part baixa del mantell, datable al segle XV pel suggeridor filacteri lateral en caràcters gòtics "...DEU DISOLATORUM".

Tot això i a manera de corol·lari ens remeteix certament, a la llum de les troballes arqueològiques contemporànies exhumades a la intervenció del pàrquing del carrer de l'Hospital, a l'existència en aquesta zona del raval de Velluters de l´obrador d'un anònim ceramista medieval valencià, especialitzat en una pràcticament desconeguda fins ara manufactura de mig relleus i imatges de culte emmotllades en fang, d'acord amb un "Know How" terrisser la filiació tecnològica del qual podria trobar-se entre coneguts mestres com Antoni Claperós i les seues escultures de terra cuita per a les Seus de Barcelona (1414-1454) i Girona (1458) o en mig relleus com el de la Verge amb l´Infant procedent de Cellers (Lleida) del Museu Diocesà i Comarcal de Solsona.

miércoles, 4 de noviembre de 2015

FORA TERRITORIALES EN LA ÉPOCA DE LA COLONIZACIÓN ROMANA

Foro de
Forum Augustum Libisosa

10 de diciembre 2015, Université de Nice – Sophia Antipolis
 MSHS Sud-Est-Pôle universitaire St Jean d'Angély 3,
Salle 009

Ricardo González Villaescusa
(Université de Nice – Sophia Antipolis)
Antonio Poveda Navarro
(Universidad de Alicante)

La historia del urbanismo de las tierras conquistadas por Roma ha establecido una tendencia hegemónica a hacer protagonistas a las ciudades con rango de colonia y de municipio. Esta idea que descansa principalmente en la información aportada por Velleius Paterculus y por Plinio debe ser superada, pues ese tipo de centros urbanos romanos no constituyen la totalidad de las formaciones urbanas en el periodo de la colonización romana de las tierras de Italia, Francia y España, al menos entre el siglo III a.C. y el I d.C. En este periodo en el que también se desarrolló otro tipo de intervención romana en la organización de los territorios conquistados surgirán otros núcleos habitados con presencia de gentes romano-itálicas que recibirán tierras ad viritim, que funcionaran como una ciudad, se trata de un tipo de centro o aglomeración urbano que las fuentes escritas latinas denominan forum.

Este modelo romano de urbanización y promoción es frecuentemente olvidado o escasamente tratado por la investigación. Una causa que ha impedido una correcta comprensión de la naturaleza de los fora en el territorium es la de haber asociado siempre su nacimiento a la construcción de una relevante vía terrestre. Es una teoría asentada por Radke que ha quedado como un dogma que ha sido seguido por muchos estudiosos. Sin embargo otros investigadores, como Wiseman o Coarelli, han demostrado que es una hipótesis cierta para algunos casos, pero realmente no en todos. La cuestión es que la idea de Radke para interpretar estos centros de segundo rango privilegiado derivó en que los mismos fueran simplemente ignorados. Autores como Estrabón ponen en evidencia que algunas de estas creaciones surgen por una calzada concreta y por una causa claramente comercial pues nacen para servir de importantes enclaves comerciales en un territorio concreto, privilegiando, como opina Wittaker, su importante papel económico. La legislación romana también permite saber que estos núcleos en proceso de urbanización surgieron como lugares de reunión, conciliabula, donde se alistaba a la gente al ejército, se recaudaban impuestos, se comercializaba, se impartía justicia y se conmemoraban importantes festividades religiosas bajo alguna divinidad hegemónica en la zona.

La investigación de este fenómeno de la romanización necesita iniciar una reflexión científica que pueda asentar los resultados conseguidos hasta hoy, con la idea de formular los interrogantes que deberá resolver la investigación futura para una mejor comprensión de los fora, de su origen, sus causas, su desarrollo y evolución hasta la desaparición final de estas ciudades antes de ser civitas. Será preciso iniciar líneas de investigación como la monumentalización, la presencia de epigrafía, el reconocimiento de las divinidades, o el tipo de explotación económica del territorio, sin olvidar la viabilidad y la infraestructura del mismo, hasta su desaparición final, integrados en otra ciudad, o su promoción a un rango urbano superior.

La Université de Nice – Sophia Antipolis acogerá una primera jornada de estudios que servirá de preparación para un coloquio internacional a realizar en la Casa de Velázquez de Madrid.

Participantes

09h30 Présentation du séminaire : Antonio Poveda et Ricardo González Villaescusa
10h00 Antonio Poveda Navarro (Universidad de Alicante) : La evidencia de los fora territoriales en Hispania : Forum Iulium Iliturgi y Forum Augustum Libisosa
10h45 Michel Tarpin (Université de Grenoble) : Forum dans le lexique républicain des agglomérations italiques
11h30 Ugo Zannini (Museo Civico Falciano del Massico) : I fora nel più ampio contesto dell’organizzazione amministrativa romana



jueves, 22 de octubre de 2015

NUEVO LIBRO SOBRE LOS PARCELARIOS MEDIEVALES DE LA EMILIA ROMAÑA POR GÉRARD CHOUQUER

Bandas coaxiales del parcelario de
Bevilacqua y Renazzo en Cento (Italia) © Google Earth
Resumen del libro electrónico en línea y accesible sobre los parcelarios medievales de la región italiana donde se encuentran las "centuriaciones" mejor "conservadas" del antiguo Imperio Romano: la Emilia Romaña.

Gérard Chouquer, Les parcellaires médiévaux d’Émilie et de Romagne (Italie). Centuriations et trames coaxiales. Morphologie et droit agraires, Observatoire des formes du foncier dans le monde France Internationale pour l’Expertise Foncière (FIEF), París, octubre 2015, 330 p.

Libro electrónico editado por France Internationale pour l’Expertise Foncière (FIEF) en su web : Observatoire des formes du foncier dans le monde, 40 av. Hoche 75008 París, octubre, 2015.

Gérard Chouquer
Gérard Chouquer, agregado de historia, antiguo director de investigación del CNRS, hoy es experto del colegio de Geómetras topógrafos y secretario de la asociación France International pour l’Expertise Foncière. Autor de más de 500 contribuciones, incluyendo 20 libros, centra sus investigaciones en la propiedad, el catastro, el parcelario y la colonización. 


Este libro parte de la constatación de la falta de investigaciones sobre los parcelarios medievales de la llanura de la Emilia-Romaña, allí donde la atención se ha visto polarizada por la centuriación romana. En un estudio aparecido en 1981 el autor puso en evidencia tres terrazgos medievales (Massa Lombarda, Castel Guelfo di Bologna et Villafranca di Forli), donde los parcelarios de repartimiento medievales eran fácilmente reconocibles. Esta pista no ha sido retenida por la investigación posterior. Aquella línea de investigación ha sido retomada bajo presupuestos renovados, en el marco de las considerables transformaciones acaecidas en los últimos años, gracias a la disposición en internet de imágenes satelitales, cartografía antigua, artículos y publicaciones.

La obra demuestra la densidad y el carácter formalizado de las divisiones y parcelaciones medievales, en relación con la división, concesión y asignación de tierras. Pero lo hace tras haber consagrado varios capítulos a comprender la naturaleza del problema planteado por la ausencia o incluso el rechazo de la existencia de cualquier planificación agraria medieval que se originan en cuestiones de fondo.

El libro parte de la exposición de las problemáticas suscitadas por historiadores y juristas. En relación con las cuestiones de Historia agraria (capítulo 1), el autor analiza los conceptos de curtis o de fundus, de castrum, de villanueva y de comuna (municipio), nombres claves de la historia medieval italiana. Plenos de excelentes consecuencias, estos conceptos conllevan también aspectos reductores que la obra analiza. Lo que se encuentra ausente es un concepto de colonización agraria que dispersaría el poblamiento en lugar de concentrarlo en las ciudades, desligadas de su desarrollo con el terrazgo agrario, lo que provoca, por el contrario, el recurso exclusivo y excesivo de los conceptos de accentramento, de incastellamento o de inurbamento. Abordando las cuestiones relacionadas con la agrimensura (capítulo 2), el texto describe el cambio de naturaleza de ésta entre la Antigüedad y la alta Edad Media, demostrando que el uso de las nociones fundus, curtis, massa, plebs, castrum, en las actas de los siglos VIII–X, aducen a unidades de referenciación “catastral” y no solamente a explotaciones o a “dominios” económicos. Un texto de la abadía de Nonantola demuestra con precisión cómo los ejes de la centuriación son utilizados como referencias de los terrenos. En cuanto al derecho agrario, el capítulo 3 examina el hecho de que la literatura medieval destaca la gestión de tierras públicas por las grandes instituciones, especialmente la abadía de Nonantola o las iglesias de Rávena, y que las condiciones jurídicas de las concesiones y sub-concesiones permiten discernir un modo específico de gestión. Por último, este capítulo jurídico examina el caso de las partecipanze agrarie, o concesiones colectivas de tierras incultas, especialmente a partir del acto “fundador” de 1058, cuyo texto es traducido y comentado.

La segunda parte enlaza las cuestiones entre epistemología y metodología de la investigación. El capítulo 4 explica por qué la cuestión de los parcelarios medievales ha sido siempre abordada hasta ahora de forma alusiva sin haber pasado nunca a la investigación. Circunstancia que nunca ha permitido desarmar a los críticos, aquellos que rechazan cualquier idea de una planificación agraria en la Edad Media. De ahí la propuesta del autor de pasar de la simple alusión al verdadero análisis.

El capítulo 5 detalla la evolución de la metodología en torno a la reevaluación de la centuriación desde principios de los años 80. Demuestra de qué manera, de forma bastante paralela, los trabajos de los arqueogeógrafos y geoarqueólogos franceses sobre las centuriaciones de Orange y los trabajos de los arqueólogos y geólogos italianos en el Véneto y en Emilia-Romaña han conducido a una misma idea: las centuriaciones se construyen en la diacronía, y las que percibimos en la cartografía o la imagen satélite son, como mucho, medievales y modernas, no directamente antiguas. De donde se concluye una de las intuiciones que se encuentran en el origen de este libro: ¿la firmeza del diseño de la centuriación visible en Emilia-Romaña, no sería la marca de una colonización agraria intensa de época medieval? ¿No habría que poner en relación el hábitat medieval, el de la alta Edad Media, incluso, el de los siglos XIII y XIV, marcado por las villanuevas y villafrancas fortificadas (castrales) y un elevado número de pueblos-calle de roturación y de reparto agrario?

Continuando en el aspecto metodológico, el capítulo 7 aborda la lógica de la hibridación entre la circulación de las aguas de superficie y la construcción de las tramas agrarias. Asienta el hecho de la movilidad de las tramas hidrográficas y subraya el papel que ejerce la centuriación en la regulación de la circulación de las escorrentías por medio de la construcción de una trama de cunetas y canales que transmiten la centuriación medieval aguas abajo, hasta lejos de la llanura, en dirección del Reno y del Po.

La última parte modeliza los parcelarios medievales y aborda los estudios de casos más interesantes o mejor documentados. El capítulo 7 explica la necesidad de desarrollar categorías conceptuales y demuestra que el recurso al análisis de las formas parcelarias contribuye al despliegue y a la redefinición de los conceptos. En el capítulo 8, el autor modeliza la “centuriación medieval” a través de sus funciones: es una trama de caminos, todavía en las actas de los siglos IX–XI se emplea la palabra antigua limes; organiza la roturación; sirve de referencia catastral; sirve de marco al reparto de tierras; permite la regulación de las escorrentías. El capítulo 9 detalla algunos de los estudios más interesantes sobre este tema. El caso de la centuriación de la orilla derecha del Panaro (“Destra Panaro”), en la región de Nonantola y San Giovanni in Persiceto, es extraordinario por la relación que puede hacerse entre las menciones de los textos y las realidades planimétricas. Algunos ejemplos de construcción medieval de la trama centuriada antigua pueden documentarse en los textos medievales. En la centuriación de Lugo, el acento se pone en la relación entre las numerosas fundaciones medievales regulares (villanuevas y pueblos-calle), y la construcción de la trama centuriada.

El capítulo 10 modeliza las tramas coaxiales medievales, no sin antes recordar las circunstancias de este descubrimiento y las vías de su modelización (en Gascuña, España o Italia). En Emilia – Romaña las tramas en bandas coaxiales son una forma parcelaria que se encuentran asociadas a menudo con acontecimientos de colonización agraria; son más numerosas que las formas reticuladas y que las tramas asimétricas, igualmente empleadas en la Edad Media. El último capítulo propone algunos ejemplos de tramas coaxiales: Crevalcore, la zona de Castelfranco-Emilia y San Cesario sul Panaro, Massa Lombarda, Altedo y la Minervese (región de Minerbio), la Medesano (región de Medicina), Castel Guelfo di Bologna, los pueblos-calle de la commune de Cento, Villafranca di Forli.

El libro contiene 115 ilustraciones, la mayor parte de ellas se trata de planos detallados que permiten comprender la tipología y la dinámica de los parcelarios. Comporta una tabla de textos (varios de los cuales, son traducidos), y un amplio índice analítico. Una bibliografía de 160 títulos completa el estudio.